h1

De ilusión… no debemos vivir

noviembre 16, 2007

Mis efímeros 21 años ya me permiten cavilar acerca de lo dificultoso de la vida y todas sus vertientes. La familia, el trabajo, la hipoteca (téngase en cuenta el orden de enumeración, pienso que debería ser un orden universal para todos nosotros). Sé que soy un simple imberbe que aún se limita a imaginar cómo se lidia con, por ejemplo, esas temidas y horripilantes hipotecas. Pero bien, mi tema de conversación no pretende tratar este tema, sino más bien el fenómeno lotería.

 

¿Alguien se ha parado a pensar el dinero que mueve el azar? Sí, lo que viene a ser Lotería Primitiva, Lotería Nacional, La Quiniela, la ONCE, los Euromillones… incluso fórmulas que intentan innovar tales como el Quinigol o la Lotería Hípica. ¡Ah!, qué ilusión optar a tantos premios. Sin embargo, no cabe duda que de nuestra participación en estos sorteos depende nuestro sino… ¡NO! Nuestra suerte

 

Hoy en día, me incluyo entre aquellos jóvenes ilusos que pensamos que un buen día la Diosa Fortuna nos sonreirá de oreja a oreja y nos brindará una jugosísima suma de dinero con la que podremos vivir despreocupadamente durante el resto de nuestra vida. Y, precisamente, es en estas fechas cuando este deseo se acentúa considerablemente…

 

La Lotería de Navidad actualmente es un premio realmente mediocre. El único aliciente que nos induce a comprar estos décimos es motivado por un asunto familiar, un asunto cercano. Esto viene dado porque, cualquier persona con un aceptable porcentaje de masa gris optará por invertir 20 euros en otro tipo de sorteos.

 

¿Por qué? Vayamos a lo grande: El Gordo de la Lotería de Navidad nos premia con 300.000 euros (quién los pillara…), pero un gordo perteneciente a la Lotería Primitiva nos llevaría a un premio superior al millón de euros. Aparte quedan los famosos Euromillones, dotados con un premio gordo mínimo de 15 millones de euros.

 

Reflexionemos y tengamos los pies en la tierra… ¿qué es lo que provoca la fama obtenida por la Lotería de Navidad, que tantos millones de euros mueve? ¿Por qué no invertimos en otros sorteos con premios previsiblemente más jugosos?

Anuncios

6 comentarios

  1. Me sobran dedos de la mano para contar las veces que he jugado a la loteria en mi vida.


  2. @klemen,
    ¿Sabes una cosa? Te envidio. ¿Por qué? Porque creo que el negocio de la lotería sólo beneficia a una parte insignificante de apostadores, y que por tanto no reparte premios (y alegría) por igual.
    No sé si me explico… sin embargo, te diré una frase que repite mi padre con asiduidad:
    ‘Aquel que juega por necesidad, pierde por obligación’. Realmente para reflexionar…
    ¡Saludos, klemen!


  3. Te olvidas la razón fundamental por la que la gente compra lotería: por si les toca a los demás. Cuando en una oficina todos juegan, al final terminas pringando por mucho que te resistas, no sea que el 26 sean todos millonarios y tú no…

    ¡Ah, la dichosa envidia!


  4. @Doctor,
    ¡cuánta razón tienes! Un amigo mío se pasó semanas dándose cabezazos contra la pared cuando no quiso aportar su parte para unos Euromillones y repartimos 300 euritos entre 4 personas… es un ejemplo a pequeña escala pero creo que sirve.
    Qué duro lo de no haber comprado un número a la postre premiado y tener sentado al compañero que tanto insistió y que ahora tiene en su cuenta corriente un dinero extra…
    ¡Saludos, Jota!


  5. Por tradición sobre todo. Y por la familia, los amigos, como dice J la envidia …

    En el trabajo formamos un grupo apostante de 22 individuos, pero la tremenda inversión (1 € semanal) se diversifica entre euromillón, primitiva, el gordo y no se que más. Llevamos ya dos años así y nuestro fondo de ganancias se eleva a la asombrosa cantidad de más de 500 €. Yo propongo dejar de pagar el € y jugar gratis durante el tiempo que dure, pero los demás creen que dinero llama a dinero, y esos 500 € generarán más beneficios, digamos que 10 o 20 € más. 🙂

    Olvídalo, la lotería no toca, son leyendas urbanas para sacarnos la pasta del bolsillo.


  6. @Johnny,
    sé que la lotería, pero el problema radica en que… ¿y si toca?
    ¿Recuerdas aquel abuelete canario al que hace poco le tocaron 57 millones de euros en unos Euromillones aleatorios? Ese gusanillo creo que nos pica a muchos para apostar…



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: